DEFENSORES Y DEFENSORAS

Defender a los y las valientes

Los defensores y defensoras de los derechos humanos sufren acoso, tortura, encarcelamiento, e incluso se los mata, simplemente por atreverse a defender nuestros derechos.


Actualmente, hombres y mujeres de todo el mundo asumen riesgos enormes para defender nuestros derechos. Pueden ser docentes, estudiantes, opositores políticos, trabajadores y trabajadoras de fábricas, periodistas, profesionales de la abogacía, etc. Puedes ser tú, tus familiares o tus amistades.


A esas personas se las acosa, tortura, encarcela, e incluso se las mata, simplemente por atreverse a alzar la voz por lo que es correcto. Sin su valentía, el mundo sería menos justo y menos igualitario. Debemos respaldar a quienes defienden los derechos humanos en todo el mundo... y hacer todo lo posible para que estén a salvo.


Podemos encontrar la chispa de coraje que todos y todas tenemos para alzar la voz por lo que es correcto. Podemos tuitear. Podemos protestar. Podemos escribir cartas. Podemos dar testimonio. Y juntos podemos actuar como una sola persona, codo con codo con los defensores y defensoras de los derechos humanos, para luchar contra la injusticia y construir un mundo más justo.

Si no te matan, te hacen la vida imposible. No hay más opciones. Alberto Escorcia, defensor mexicano de los derechos humanos
Valiente es cualquiera que tenga corazón

Difamar, vigilar y silenciar la disidencia


Las personas que denuncian la injusticia son blanco de agresiones. Gobiernos, empresas, grupos armados, grupos que fomentan el odio y la discriminación y otras personas con poder hacen todo lo posible para silenciarlas e impedir que hagan su trabajo.


Presentan a quienes los cuestionan como delincuentes, terroristas, antipatriotas, corruptos o incluso “agentes extranjeros”. Después el ataque va más allá: manchando reputaciones, encarcelando e incluso recurriendo a la violencia para silenciar la disidencia.


Al mismo tiempo, se disuelven sindicatos y se cierran periódicos. Se prohíben las redes sociales. Se vigila ilícitamente la actividad en Internet. Y se responde con violencia a quienes protestan pacíficamente. Alzar la voz por los derechos humanos se ha vuelto una actividad difícil y peligrosa.


Por eso más que nunca necesitamos a los defensores y defensoras. Son lo bastante valientes para alzar la voz en favor de la libertad de expresión. Cuestionar el racismo y el sexismo. Condenar la tortura. Y, en última instancia, exigir responsabilidades a nuestros dirigentes.

Presentan a quienes los cuestionan como delincuentes, terroristas o “agentes extranjeros”.
Valiente en cifras
personas

que perdieron la vida en 2016 por defender los derechos humanos, frente a 156 en 2015

de homicidios

de defensores y defensoras ocurridos en América (2016)

países

donde se dio muerte a personas por defender pacíficamente los derechos humanos (2016)

Unámonos a los y las valientes de todo el mundo

Queremos un mundo donde la gente pueda alzar la voz por lo que es correcto sin ser atacada, amenazada, encarcelada, etc. Los países deben promulgar leyes para que los defensores y las defensoras estén a salvo y eliminar leyes represivas, como por ejemplo, las que atacan la libertad de expresión.


Tienen que poner en libertad a las personas encarceladas sólo por cuestionar la injusticia. Y tienen que dejar de usar cargos falsos, como los relativos a la seguridad nacional, como excusa para silenciar a quienes disienten.


Legisladores, líderes empresariales, autoridades del gobierno y otras personas influyentes deben también comprometerse públicamente a defender a los y las valientes en todo el mundo. Al reconocer a los defensores y las defensoras como personas comprometidas y valientes que crean una sociedad más justa, podremos protegerlos de nuevos ataques.

Lee nuestro informe sobre defensores y defensoras de los derechos humanos bajo amenaza
Muchas gracias por descargar nuestro informe
ACTÚA
Apoya la valentía de Rodrigo firmando nuestra petición.
1000
5000
Valiente en cifras
281

personas que perdieron la vida en 2016 por defender los derechos humanos, frente a 156 en 2015

+75%

de homicidios de defensores y defensoras ocurridos en América (2016)

22

países donde se dio muerte a personas por defender pacíficamente los derechos humanos (2016)

Está situación

no puede continuar así